jueves, 23 de diciembre de 2010

Heroquest: El primer amigo del friki, el primer maestro del rolero.



Cuando era pequeño, siempre quería juguetes. Pero, desde que tenía uso de razón y memoria, el Heroquest fue siempre el juego por antonomasia, el más supremo de los deseos que recuerdo haber albergado. Sólo su portada, que te sonreía enigmática desde el stand (aún no existía el anuncio de la tele) prometía hacerse un hueco en tu alma para siempre. El obstáculo: para mayores de 10 años. ¿Cuánto llanto no habrá provocado tener que decirle adiós un día más (por aquí habrá quien pueda atestiguarlo...)?

Soñaba con su tablero, con sus figuras, con las aventuras sin fin que me iba a procurar; Sólo su primo hermano, el Battlemasters, le llegaba mínimamente a la altura (pero ésa es otra historia...). Entretanto, probé incluso la treta de que me compraran sólo el anexo, desconocedor de que no bastaba para jugar.


El día de mi décimo cumpleaños, el regalo fue lógico. Mis padres tuvieron el acierto de no traerme el regalo, sino de ir juntos al Toys arás (Toys r us o algo así) y permitirme señalar con el dedo el modelo en cuestión, mientras me embargaba por el espinazo un escalofrío de placer: ése fue mi glorioso rito de madurez, o eso pensaba.

¿Cómo no temblar de nostalgia al recordar a los fimirs, las fichas con los personajes ("¿qué troll, si era un elfo?"), las primeras partidas, los momentos épicos?

En cualquier caso mis comienzos fueron titubeantes, por la falta de práctica, edad o adocenamiento: la primer partida que hice a mi familia consistía en localizar una tumba, pero como no sabía que la mazmorra se iba montando poco a poco, mostré todo el escenario (con lo cual ni misterio de buscar la tumba ni leches). También me hacía un lío con las cartas de magia. Pero poco a poco, le pillé el gusto, y jugué infinitias partidas con mi hermana, a cambio de comprarle helados. Y, por supuesto, paulatinamente fueron cayendo sus anexos(aunque jama´s conseguí jugar al juego de ordenador)...

Un mapa de heroquest, tal y como lo ve el máster. Las habitacione sy mosntruos del tablero se revelan según la visión de los personajes jugadores...

Hasta que alcancé la gloria suma al comprar el kit de creación de mazmorras, e hice mis propias aventuras. Gloriosa época, que condujo al declive de mi pasión por este juego: el mundo del rol, ineludible y magnífica meta del camino iniciado por el venerado heroquest.

Muchos años después, volví a retomarlo con dos colegas, salpicándolo con muchas dosis de interpretación, humor y rol, que era de lo que se trataba. Y, aunque sé que probablemente no volveré a jugar, es innegable la marca que en todo jugador de rol ha dejado este gran juego, en mí el primero. Es, por ello, que necesitaba dedicarle un friki-post.

Finalizaré este panegírico con palabras mejores que las mías, que definen a la perfección este sentimiento de melancolía y agradecimiento del que os hablo:

-"Nadie nace queriendo jugar al rol. Bueno nadie excepto Gary Gigax, pero aparte de él, nadie nace con ese deseo. Al principio uno quiere comer, merar, y esas cosas.

El rol viene después.
Y como todo tiene un principio, el principio del rol es Heroquest.

No, el Heroquest no es el primer juego de rol. Ni siquiera es un juego de rol y nació muchísimos años después de que todas las frikadas se hubieran inventado. Pero al igual que el "Gospel" con el cristianismo, la capacidad de conversión del Heroquest al auténtico ROL es simplemente impresionante."-




PD:

miércoles, 3 de noviembre de 2010

lunes, 1 de noviembre de 2010

Increíble

Perros y gatos

He aquí la principal diferencia entre los encantadores perros y los jodíos gatos... ¡Pobre!

viernes, 8 de octubre de 2010

Canciones

Spirit carries on



Thanatos (de Evangelion)



Tank (de Cowboy Bebop)



You (de Mattrach)

martes, 5 de octubre de 2010

Sintel

Ya entrados en la estación de Sogrisd, vuelvo con mis videos, espoleado por algunos. Éste en concreto no sé si gustará a todo el mundo, y seguro que otros ya lo han visto, pero bueno. Lo cuelgo en HD, con lo que tarda algo más en cargar, pero recomiendo que esperéis a que cargue completamente antes de verlo (y a pantalla completa, claro ¡Ánimo a todos!

jueves, 1 de julio de 2010

Videos aterradores

Sobran las palabras. A cual más basto.




martes, 29 de junio de 2010

Get out

Para compensar tanto tiempo sin actualizar, actualizo dos veces hoy. Y, para variar, cuelgo otro corto. Se titula "Get out" y aunque el audio está en francés y los subtítulos en inglés, se entiende muy fácilmente. Espero que os guste.



Get Out
Cargado por Esma-Movie. - Mira películas y shows de TV enteros.

God of war III




Termina la trilogía y, tras hacérmelo dos veces en menos de un mes, recomiendo encarecidamente este juegazo. Quizás podía haber sido más épico, especialmente en algunos diálogos, pero supone un gran broche a esta franquicia. Ahí queda, para el recuerdo.

jueves, 22 de abril de 2010

Prolífico

Lo nunca visto: actualizo en un día más que en todo un mes...

video

Fallout 3

Al fin. (Sí, es otra entrada friki).

Desde noviembre, que es cuando mi Amor me regaló este juego por mi cumple, llevaba con el fallout. 52 horas después de recorrerme todo un Washington DC post-apocalíptico , al fin me lo he pasado. Me parece que voy a tomarme un pequeño descanso antes de ponerme con el God of War...

Y es que el juego está muy chulo, me ha encantado; pero yo no sé si es que me hago mayor, o es por la vista en primera persona del juego, o porque al final las cancioncitas del mismo se hacen muy repetitivas, o... vamos, la cuestión es que los juegos de más de 20 horas hoy en día se me hacen excesivamente largos (quizás con excepción de algún juego de rol más purista).

Y lo peor es que claro, después de tantas horas, el final se te antoja algo minimalista en comparación... es lo que tienen los RPG

No obstante, es uno de los mejores juegos a los que he jugado. Gran guión, magnífica ambientación y momentos realmente memorables. Lo conservaré en la memoria siempre.

jueves, 8 de abril de 2010

Otro corto

Como estoy un poco vago (qué mal retorno de semana santa), en lugar de hacer ningún exhaustivo análisis de ná, cuelgo otro corto; realmente forma parte de una campaña publicitaria de Philips, pero está bastante chulo, no sólo visualmente. ¡Tienes que verlo en pantalla grande, y hasta el final!


martes, 16 de marzo de 2010

Katamari, ese odiado y amado juego

Bueno, retomo este blog con una entrada friki, como debe ser. Este videojuego del que me dispongo a hablar, sin ser uno de los videojuegos de mi top 10, es quizás el que más ha ensuciado y dejado su corrupta huella en mi dulce alma gamer. Es, ni más ni menos, que el We love Katamari, de Ps2. El título no puede ser más apropiado; no obstante, mi hermana, apenas echarle un vistazo, sentenció que era un "Juego maligno". Y no le faltaba razón.

Pero decidme, ¿quién, al ver esta intro, podría pensar nada malo de este juego? ¿Quién no podría ya sentir las delicias de este "todo por el todo" musical y visual?



Sí, abruma y enamora. Este juego, ya desde el principio, absorbe tu alma al más puro sinsentido nipón. Pero lo mejor está por llegar; esta secuela (la primera parte, para Ps1, no he osado probarla, por el bien de mi salud mental) consiste en que el Rey del universo (sí, el hombre que tiene en la cabeza un tumor con forma de caramelo envuelto) la ha liado parda, y endosa a su hijo el mochuelo de arreglarlo todo.

¿Cómo? Pues tío, usando un katamari: una bola, con la que vas atrapando de todo con un límite de tiempo. A medida que más cosas atrapas, más grande se hace el katamari, y cosas más grandes puedes absorber en éste. Así, vas ayudando a la peña a rellenar una piscina, jorobar a un gato, vencer a un luchador de sumo, etc. y ulteriormente uniendo las cosas del universo, o algo así. Aunque podría extenderme con un análisis filosófico de la unidad y del microcosmos en el macrocosmos, el fin del juego es lo de menos, y también lo menos pernicioso.

Cuelgo un video del juego:



Habréis pensado, como mínimo: "Ostia, parece entretenido, seguro que engancha".

No tenéis idea.

El problema es que mi hermana estaba en lo cierto: poco a poco, sin saber cómo, la apacible sonrisa de tus labios se frunce, tus dedos se tensan, la espalda se despega del respaldo, y empiezas a hablar solo, murmurando entre dientes blasfemias contra el implacable Cronos, contra el exagerado tamaño de esa casa y, finalmente, contra todo lo que vive y respira.

El mundo entero, al final, se reduce en un oponente al que tumbar y enganchar con tu katamari, sin darte cuenta que eres tú el enganchado. La diversión se ha esfumado, y sólo te queda ese tic en el ojo y esa mueca sardónica mientras luchas por hacer el katamari más grande jamás visto. Nunca acabas satisfecho; nunca es suficiente.

A esto poco o nada ayudan los al principio hilarantes comentarios del rey del universo tras cada fase: al cabo de un tiempo, te percatas de que por mucho que progreses, jamás dedica un comentario de alabanza a tus gigantescas bolas (no me malinterpretéis), nunca aplaude tus psicóticos esfuerzos. Por más que jugué, sólo una vez conseguí de él una condescendiente indiferencia. Creedme. El muy cabrón.

Al fin, gracias a mis hermanos y a la gente que me quería (sí, hablo en pasado, hoy ya no me quiere nadie), conseguí abrir los ojos. Pude desengancharme, al menos un poco, y continuar con mi vida.

Pero lo peor de todo es que os podría decir que escribo esto para alertaros, pequeños gusiluces,de que jamás toquéis este juego, de que corráis y os pongáis a salvo entre vuestros adorados playmóbil. Pero la verdad es que el motivo de esta entrada es que, después de tantos años sin jugar, sigo añorándolo...

Y sí, si lo tuviera aquí ahora mismo, recaería.

domingo, 14 de febrero de 2010

Last Day Dream

Valga este corto como mi iniciación a esto del Blog. ¡Gracias a mi mentora!